Guardianes contra el cáncer

Cuatro asociaciones reinventan su estrategia contra el cáncer en tiempos de pandemia.


Según la Asociación Española Contra el Cáncer, desde que comenzó la crisis sanitaria se han diagnosticado un 21% menos de casos de cáncer. Y no es una buena noticia, el cáncer sigue su ritmo natural silente. Lo que se ha detenido es la maquinaria de diagnóstico, obstaculizada por otras prioridades sanitarias. Mucha gente con sintomatología inicial ha dejado de ir al hospital por miedo al coronavirus y algunas intervenciones se han tenido que posponer por saturación de recursos hospitalarios.

Sin embargo, más allá de esta crisis global que ha puesto patas arriba el sistema, hay un grupo de personas que se está dejando la vida para intentar compensar el desvío de la atención mediática, para desenredar la logística de los tratamientos contra una enfermedad que no puede esperar, para mantener informados a los pacientes o incluso para generar nuevas investigaciones sobre el covid y el cáncer...son los guardianes contra el cáncer, voluntarios y emprendedores que tienen que reinventarse para que sus proyectos o iniciativas sean realmente eficaces en tiempos de pandemia. 

“Esa reinvención ha pasado por apostar más por la divulgación y por poner en primera línea a nuestros investigadores, que están dando más la cara”, nos cuenta Elena Huarte-Mendicoa, directora de Unoentrecienmil, la fundación que quiere hacer desaparecer la leucemia infantil invirtiendo en proyectos y becas de investigación.


Algunas asociaciones, como Save The Mama, más especializadas en el acompañamiento a las enfermas de cáncer de mama, han entendido que donar parte de sus beneficios a la investigación contra el covid es hacerlo también por el bien de sus beneficiarias. Por eso, el 84% de su comunidad decidió apoyar la causa covid en el Clínic de Barcelona con parte de la recaudación por venta de merchandising, “porque los hospitales nos necesitan ahora más que nunca”, comentan orgullosas las fundadoras.

“Esperamos un 15% de bajas de socios, pero el mensaje de investigación va a salir muy reforzado de esta crisis, lo que será bueno para el futuro”, nos comenta muy optimista Diego Megia, marido de Lola Manterola y cofundador junto a ella de CRIS Contra el Cáncer, fundación que lleva recaudados 10 millones de euros para investigación y que no ha dudado en aprobar un nuevo fondo covid para “entender cómo afecta el coronavirus a los pacientes con cáncer”, explica Diego.



Otras iniciativas han potenciado y mejorado su propósito original con la pandemia, como WakeUp & Smile, de Jean-François Rouzé, una plataforma que utiliza la realidad virtual durante los tratamientos de quimioterapia para mejorar el estado de ánimo de los pacientes, agravado ahora más si cabe por el duro contexto. “Les permite relajarse, despejarse y evadirse con contenidos hechos por psicólogos”, nos cuenta Jeff. Además han dedicado parte de sus recursos a desarrollar un dispositivo de tracking de temperatura para prevenir el covid de los pacientes.

La flexibilidad de estos proyectos es posible gracias a la vocación social de sus creadores, un denominador común en todos los protagonistas de Pienso, Luego Actúo, la plataforma social de Yoigo que recoge e impulsa proyectos increíbles de gente que está cambiando el mundo.


Si tú también quieres contribuir a estas causas, actúa: